Dom. Feb 5th, 2023

    Los sueños presidenciales de Hillary Clinton se verán comprometidos por su uso de un servicio privado de correo electrónico que incluye información reservada.

    Donald Trump ha logrado ser acusado de delitos penales al negarse a delegar al gobierno archivos ultrasecretos tras abandonar la Casa Blanca.

    Y ahora unos archivos extraviados marcados como clasificados podrian causar un dolor de cabeza al presidente Joe Biden.

    Las tres situaciones distan mucho de ser equivalentes. Pero tomadas en conjunto, representa un período notable en el que el manejo de los documentos ha sido una fuente recurrente controversias en los niveles más altos de la política estadounidense.

    Para algunos, es una advertencia sobre la torpeza o la arrogancia a la hora de manejar secretos oficiales. Asimismo, es un registro de que el gobierno federal ha construido un sistema difícil de manejar -y tal vez inmanejable- para proteger y proteger la información reservada.

    «Los errores ocurren, y es muy fácil tomar una pila de documentos de l’escritorio al salir de la farmacia y no darnos cuenta de que hay un documento clasificado entre esos archivos», dijo Mark Zaid, abogado que trabaja en temas de seguridad nacional . «Simplemente no nos enteramos, por la razón que sea».




    Joe Biden, en la mirada por los documentos secretos hallados en su poder. Foto: AP

    Ahora los estadounidenses no dejan de oír hablar de ello. Las tertulias políticas se han llenado de conversaciones sobre qué papeles se escondieron en cada caja de cada armario. Los votantes aprenden jerga de inteligencia como TS/SCI (información compartimentada ultrasecreta/sensible), HUMINT (inteligencia humana) y evaluación de daños.

    Los correos electrónicos de Hillary Clinton

    El servidor de correo electrónico de Clinton fue un tema predominante en su campaña presidencial, y la investigación criminal sombría a Trump empaña sus esperanzas de volver a la Casa Blanca.

    Los republicanos que han tomado el control de la Cámara de Representantes ahora se han mostrado dispuestos a analizar también las prácticas documentales de Biden, sobre todo porque se encontrarán con un segundo lote de material clasificado.

    «El pueblo estadounidense es muy consciente de las cuestiones relacionadas con los documentos clasificados, en parte porque hablamos de ellos desde hace casi ocho años», dijo Alex Conant, asesor político republicano.

    Se señaló que una Comisión Republicana de la Cámara de Representantes que investigó y atacó el Consulado Estadounidense en Bengasi (Libia) descubrió que Clinton utilizaba un corresponsal electrónico privado como secretario de Estado.

    La revelación planteó a una investigación federal que no dio lugar a ningún cargo, pero determinó que 110 correos electrónicos de los 30.000 que se entregaron al gobierno contenido de la información reservada.

    La exsecretaria de Estado Hillary Clinton tuvo problemas por documentos enviados por correo electrónico.  Foto: AP


    La exsecretaria de Estado Hillary Clinton tuvo problemas por documentos enviados por correo electrónico. Foto: AP

    Las cajas de Donald Trump

    Trump, que arremetió contra Clinton por su forma de manejar esos correos, ganó las elecciones y no tardó en mostrar descubierto con los secretos. En una ocasión memorable, tuvo información confidencial con el embajador ruso en Estados Unidos, lo que hizo temer que había puesto en peligro a una fuente que había ayudado a debaratar complots terroristas.

    Tras resentirse por los resultados de su derrota electoral, Trump abandonó su cargo de forma desorganizada y asumió las cajas de documentos gubernamentales a Mar-a-Lago, su complejo turístico de Florida. Algunos de ellos fueron entregados a los Archivos Nacionales, person on charge of los registros presidenciales, pero él se negó a entregar otros.

    Finalmente, el Departamento de Justicia, temiendo que estuvieran en peligro secrets de seguridad nacional, obtuvo una orden de allanamiento y Descubre más documentos ultrasecretos al completo.

    Se nombró un fiscal especial para determinar si se probablemente presentará cargos penales en el caso o iniciar una investigación por separado sobre los intentos de Trump de aferrarse al poder el 6 de enero de 2021, cuando una turba de sus eventualmente atacó el Capitolio de Estados Unidos.

    Larry Pfeiffer, ex oficial de inteligencia, dice que la situación con los documentos de Trump es muy diferente a lo que me pasó a mí.

    Durante el tiempo en que Pfeiffer fue jefe de gabinete de la CIA, los clasificados archivos aparecieron en el lugar equivocado en las bibliotecas presidenciales a puñado de veces, informó.

    Documentos encontrados por el FBI en la residencia de Donald Trump en Florida, en agosto de 2022. Foto: AP


    Documentos encontrados por el FBI en la residencia de Donald Trump en Florida, en agosto de 2022. Foto: AP

    «Son cosas que», dijo Pfeiffer, pasan ahora director del Centro Michael V. Hayden de Inteligencia, Política y Seguridad Internacional de la Universidad George Mason. «Se cometen errores y se encuentran cosas».

    Sin embargo, porque lo más probable es que se encuentre con los documentos marcados como clasificados que se encontrarán en una oficina utilizada por Biden en el Centro Penn Biden para la Diplomacia y el Compromiso Global, ya que terminará desempeñándose como vicepresidente.

    Los abogados personales de Biden descubrirán los documentos y se pondrán en contacto con la oficina del abogado de la Casa Blanca, y los Archivos Nacionales recogerán los registros al día siguiente.

    La situación parece «un error común y corriente» que «se está gestionando según las normas, como en los libros de texto», señaló Pfeiffer.

    Sin embargo, considera que será prudente que el gobierno revise sus prácticas de gestión documental durante las transacciones entre administraciones. Han pasado seis años desde que Biden dejó la vicepresidencia, lo que significa que los documentos clasificados han estado fuera de lugar Durante mucho tiempo.

    «Eso no es bueno, se mire como se mire», afirmó.

    Además de los archivos que se contraron en el Penn Biden Center, se identificó más material clasificado en otro lugar, dijo el miércoles una persona con conocimiento del tema, que pidió que no se mencionara su número. No estaba claro cuándo ni dónde se encontraron los documentos.

    El fiscal general Merrick Garland solicitó a un fiscal federal que revisara el asunto tras el descubrimiento inicial y los republicanos de la Cámara de Representantes han dicho que también investigarán.

    James Comer, representante republicano de Kentucky, nuevo presidente de la Comisión de Supervisión y Rendición de Cuentas de la Cámara de Representantes, envió su tarjeta a la Casa Blanca para informarle que su grupo investigó «el tema de Biden no devolviera los archivos de la vicepresidencia, incluidos documentos extremadamente reservados».

    “En la Comisión la preocupación de que el presidente Biden haya comprometido fuentes y métodos con su mal manejo de documentos clasificados”, escribió Comer.

    Joe Biden, «sorprendido»

    Biden dijo esta semana que se sorprendió al enterarse de lo ocurrido con los documentos, que fueron descubiertos en noviembre pero cuya existencia no se hizo pública hasta esta semana. Dijo que no sabía qué tipo de información contenía y afirmó que su equipo «hizo lo que debía haber hecho» cuando se encontró.

    Miller, ex portavoz del Departamento de Justicia que trabajó para el Consejo de Seguridad Nacional del mandatario de mócrata el año pasado, dijo que es poco probable que un episodio así hubiera sido noticia si no fuera por la investigación coincidente sobre Trump.

    “El Centro Penn Biden habría entregado ese material, este habría ido a los Archivos y ese habría sido el final del asunto”, dijo.

    Miller señaló que la situación es un registro de que «el gobierno clasifica demasiados documentos».

    “No hay un buen proceso para desclasificarlos”, dijo. «Y cuando se crea esa estructura, se amplía innecesariamente el universo de documentos clasificados que podrían ser mal manejados de forma voluntaria».

    No es un problema nuevo y es una preocupación que incluye a la principal asesora de inteligencia de Biden, Avril Haines. En un mapa dirigido a los senadores el año pasado, Haines dice que hay «deficiencias en el actual sistema de clasificación», y lo calificó de «cuestión de importante importante que debemos abordar».

    Sin embargo, agregó Miller, «nadie ha encontrado una buena respuesta a este problema».

    Fuente: Prensa Asociada

    Traducción: Elisa Carnelli

    antes de Cristo

    Mira también

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *