La rotura de uno de los caños centrales en el edificio de la Cancillería volvió a visibilizar el estado calamitoso en el que se encuentra buena parte de la sede central de las Relaciones Exteriores de la Republica Argentina.

La situación es inédita y lamentable porque es uno de los edificios más modernos y más visibles de la administración pública. Levanta en Arenales y Esmeralda, son las oficinas administrativas de la Chancellerie, frente al Palacio San Martín, la sede para actos protocolares del servicio exterior, y que también enfrenta graves problemas de mantenimiento: uno de sus partes tiene el sótano sostenido con una estructura improvisada porque se está hundiendo.

Este lunes, como ocurrió otras veces pero no trascendió hubo en el edificio inundaciones internasLos ascensores y las fotos por fin se harán virales.

Supo que dada la situacion varios empleados se débieron mudar a otros pisos porque el agua hizo saltar internet y el sistema eléctrico, lo que era una trampa mortal. A finales de la semana pasada denunció problemas con el agua potable. La de los bidones de los que deben beber.

A ello hay que sumarle que los areas acondicionados estan rotos hace mucho y las autoridades no cuentan con presupuesto extra para renovar toda la estructura en un edificio de 15 pisos, en el que las ventanas no se abren y se convierten en una «caldera», segun denuncian numerosas fuentes consultadas.

Fue la ex diputada de Juntos por el Cambio Cornelia Schmidt Liermann, siempre vinculada a los temas de relaciones exteriores, quien publicó por Twitter el estado del edificio que, sabe este diario, entra franco deterioro.

Tan bien las fuentes consultadas niegan rotundamente que haya comenzado a concretar el plan de «puesta en valor» que dijeron tener en el equipo de Café Santiagoel deterioro de Cancillería lleva más de una década y hubo momentos pluses y peores pero no se ha invertido ni un peso. A veces no hay ni papel higienico en los baños.

En uno de los tuits de este lunes, Schmidt Liermann mostró la caída furiosa de agua desde el techo del ascensor que usan embajadores extranjeros y las puertas abriendo y cerrando como fuera de control.

«No es la Fontana di Trevi, tampoco Fischbrunnen de Munich ni Manneken Pis de Bruselas: es el ascensor de Cancillería! Será para ofrecer refrescarse a los visitantes ilustres? O buscaron traer las cataratas de Iguazú a CABA?», ironizó arrobando las cuentas en redes de la Cancillería, de la Unión Europea y de la embajada alemana en este país que han sido sus principales áreas de trabajo.

Además, el video de agua cayendo por las escaleras del edificio que además sus vitales en casos de incendio.

«Literal: así se nos escurre nuestra política exterior !! Estamos haciendo agua . Hoy en @CancilleriaARG . ¿Dónde quedó la buena imagen del G 20?», escribió arrobando al PRO, fuerza política de la que es parte. Ya en setiembre pasado, Durante una fuerte lluvia, el edificio sufrió una fuerte inundación interna, cuyas imágenes aquí se muestran.

La situación se empuja al descubrir también durante la visita del canciller alemán Olaf Scholz quien se reunió con Alberto Fernández en el único salón -Libertador- que tenía area acondicionada en el Palacio San Martín. Fue el sábado 28 de enero.

En la reunión ampliada que se vivió en un salón contiguo fue tanto el calor que hubo que cobijó las ventanas como para la llegada se movió una bandera que pegó por accidente al Viceministro de Economía Gabriel Rubinstein. Fue en la cabeza y debe ser asistido.

La situación límite ha generado al menos dos comunicados del gremio de diplomáticosla Asociación del Personal del Servicio Exterior de la Nación (APSEN), presidida por el embajador Gustavo Zlauvinen.

En primer lugar, se quejaron de que el presidente Fernández contratara a la amiga de Cristina Kirchner y ex senadora Maria Cristina Perceval como Representante Especial para la Política Exterior Feminista, teniendo tan poco presupuesto para Cancillería y con una temática de la que ya se ocuparon otras cinco áreas al menos en ese ministerio.

En ese comunicado, en principio más vinculado con los calores que sufrían pedían «reformas urgentes que requiere la instalación» del edificio de Esmeralda y Arenales para hacer de ello «un lugar de trabajo digno» para un personal de 4.000 personas aproximadamente que gira entre el teletrabajo y la presencialidad debida al estado del lugar.

Para el caso el enojo según empleados consultados es que el secretario de Coordinación y Planificación Exterior, Pablo Delgado, les dijo a los gremios de ATE y UPCN que si estaba caliente sus afiliados se podrian ir a sus casaslo que en realidad es un medio porque buena parte de ellos ya quedaron haciendo teletrabajo desde la cuarentena del coronavirus.

Tampoco van a las oficinas los embajadores con sueldos más elevados que no tienen funciones asignadas. Una situación insólita, pero que se nene dando en todas las administraciones. Sufren los cuadros medios o los que tienen tareas asignadas.

Ya en el segundo comunicado, el APSEN fue más duro e informó que había presentado una denuncia en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo de Trabajo de la Nación, en la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales y en la Dirección General de Protección del Trabajo par que enviaran supervisión y fiscalización del edificio para que ocurran lugares “sanos” y “seguros”.

Los diplomáticos volvieron han denunciado «el colapso del sistema de ventilación y refrigeración» además de la «alteración en la calidad del agua potable» que ha atravesado ilegalmente para dispensar en los pisos.

Que dicen las autoridades

Consultadas las fuentes del Ministerio que conduce Cafiero entregaron a Clarín un plan de «puesta en valor» del edificio que data de septiembre de 2021, pero que según otras fuentes no se está ejecutando.

Las autoridades señalaron que parte de los problemas del edificio construido en los ’90 es que tiene «sistemas obsoletos» hoy como los de refrigeración y que à ello «suma la falta de mantenimiento en los últimos 10 años».

Aseguraron que con la gestión de Café, a partir de septiembre de 2021, se diseñó un Plan de Puesta en Valor (PPV) para invertir y generar una «puesta a punto para lograr el máximo rendimiento de las torres de enfriamiento que alcanzaría, en el mayor de los escenarios, a refrigerar en un 60% de su capacidad». Reconocer que

Según Cancillería van a terminar los trabajos «mediados del mes de febrero»: el «desmonte parcial de la torre, extracción de rellenos existentes, limpieza interior», la «provisión y colocación de caños estructurales, refuerzos, tratamiento en la superficie de los mismos , el reenfibrado de las partes de las torres que presentan roturas, modificación de los lagos superiores, provisión y reemplazo de guías venecianas.

Afirman que van a colocar «nuevas persianas y colocación de nuevas chapas reflectoras» Van a colocar «nuevos paneles de relleno». Van a ser el «recambio de bulonería, rearmado de torre y puesta en marcha».

Y dice que hay una rotura de caño en baño de discapacitados de planta baja, que es lo que sucedió este lunes y fue «solucionado en 45 minutos por el personal de esta dependencia».

Mira también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *