El ex presidente de Francia Nicolas Sarkozy fue citado esta semana durante tres días en París por un juez de instrucción, y este viernes fue acusado doblemente de encubrimiento, de manipulación de testigos y participación en asociación delictiva, con miras a cometer el delito de fraude de juicio en banda organizada.

Esta decisión abre la vía a un posible nuevo juicio contra la principal figura de la derecha francesa y ex presidente de la Nación, en el marco de la investigación sobre la retractación del intermediario Ziad Takieddine de sus acusaciones de financiación libia de la campaña presidencial de 2007.

El ex jefe de Estado negó firmemente cualquier participación en los hechos incriminados, durante una audiencia de 12 horas a mediados de junio, ante investigadores financieros de la Oficina Central contra la Corrupción.

Nicolás Sarkozy compareció este martes, miércoles y jueves ante un juez de instrucción en la investigación vinculada al empresario franco-libanés Ziad Takieddine, avanzando y retirando sus acusaciones de financiación libia de la campaña presidencial de 2007.

La decisión judicial fue tomada después de unas treinta horas de interrogatorio en total, durante tres días y medio, dirigidos por dos magistrados financieros, responsables de esta investigación judicial abierta en mayo de 2021 sobre esta operación, denominada “Salvar a Sarkozy” por uno de los acusados.

El entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, con el líder de Libia, Muammar Khadafi, en 2007 en París. Foto: AP

El ex jefe de Estado es sospechoso de haber dado su aprobación o haber permitido que varios protagonistas que habrían intentado defraudar a la justicia lo exoneraran en el caso libio, que será juzgado a principios de 2025.

Pruebas suficientes

Con esta acusación, los jueces quieren decir que creen tener pruebas suficientes, serias y consistentes sobre su participación en las maniobras desarrolladas por al menos otros nueve protagonistas implicados en distintos grados y momentos, posiblemente dándoles su aprobación.

Entre los acusados, están la reina de los paparazzi, Mimi Marchand, el intermediario Noël Dubus, ya condenado por fraude y el poderoso empresario David Layani,. El proceso contra el financiero Pierre Reynaud, fallecido en mayo, ha concluido.

El ex jefe de Estado negó firmemente cualquier participación en los hechos incriminados durante una audiencia de 12 horas a mediados de junio ante investigadores financieros de la Oficina Central contra la Corrupción (OCLCIFF).

Además de Sarkozy, la Justicia sospecha que al menos ocho protagonistas han participado, en distintos grados y momentos, en esta operación.

Tres episodios bajo sospecha

El caso, que es objeto de una investigación judicial abierta desde 2021, se refiere a tres episodios.

A finales de 2020 se produjeron dos: una entrevista con el intermediario franco-libanés sulfuroso Ziad Takieddine en Paris Match – BFMTV, y luego una carta dirigida a los jueces de instrucción franceses. Los investigadores estimaron recientemente el importe de esta supuesta operación en al menos 608.000 euros.

Una tercera fase, a principios de 2021, también habría tenido como objetivo obtener pruebas de que el sonoro «documento libio», publicado entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales de 2012 por Mediapart y que evoca la financiación de la campaña de Nicolas Sarkozy en 2007 por valor de 50 millones de euros, era falso. O para obtener la liberación de un hijo de Muammar Khadafi, detenido en el Líbano, con la esperanza de que la familia del difunto dictador libio facilite la exoneración de Nicolas Sarkozy.