Marva y Myriam Babel han pasado gran parte de los últimos años pensando en el concepto de espacio, particularmente en cómo sostenerlo en un vecindario que se gentrifica rápidamente. Ahora que tienen uno nuevo, un club de miembros en Brooklyn llamado Babel Loft, están pensando en cómo llenarlo.

El área principal, un espacio con muebles de salón, dos áreas de bar, libros de Questlove y el comediante Dick Gregory por ahí y equipo de DJ sobre mármol blanco, podría ser un espacio de trabajo durante el día y un lugar para bailar por la noche. . Pasada la cabina del DJ hay una sala más pequeña diseñada como un espacio tranquilo, y al girar a la izquierda se descubre un pequeño pasillo (aún en construcción durante una visita reciente) que conduce a lo que las hermanas llaman Lado B, que algún día será otro musical. espacio. Las escaleras y cajas están retiradas. Otro giro a la izquierda devuelve a los visitantes a la entrada que da a la zona principal, como si estuvieran haciendo girar un disco de vinilo, señaló Marva Babel.

«Cada ubicación será intencional y es un trabajo en progreso», dijo Myriam Babel (pronunciado «babbling») después de la gira. «Esa es realmente la belleza y la diversión de todo esto».

El entusiasmo por el espacio no radica sólo en sus posibilidades, sino también en el simple hecho de tener mucho más. Babel Loft es la continuación de las hermanas de Ode to Babel, un bar de cócteles que fundaron en 2015 y que se ha convertido en uno de los favoritos entre los neoyorquinos negros y LGBTQ. El nuevo negocio, dirigido a lo que Myriam llama el “profesional creativo”, ofrece ventajas como acceso de primera línea a eventos, espacio de coworking y reservas prioritarias para el chef residente de Babel Loft. Para que estos beneficios y el propio espacio fueran financieramente viables, las hermanas pidieron a los antiguos clientes y a los recién llegados que se arriesgaran: mientras Oda a Babel, que cerró sus puertas a finales de junio, era un lugar de entrada gratuita, Babel Loft – también en Prospect Heights – es un club pago. (Hasta finales de octubre, la tarifa anual es de $810, después de lo cual aumentará).

La creación de Babel Loft, que cuenta con el respaldo de un grupo de 35 inversionistas, casi todos negros, dijeron las hermanas, fue impulsada en parte por la creencia en un enfoque empresarial orientado a la comunidad. Durante años, habían visto a los clientes apoyar a Oda a Babel porque la película era propiedad de mujeres negras.

“La confianza surgió al saber realmente quién es nuestra comunidad”, dijo Marva. «Saber que nuestra comunidad querrá tener espacio unos para otros, para ellos mismos».

Las empresas de propiedad de negros estaban en auge en la época en que se fundó Oda a Babel. La cantidad de empresas negras en las áreas metropolitanas de EE. UU. aumentó casi un 14% entre 2017 y 2020, en comparación con un aumento del 0,53% para todas las empresas, según la Brookings Institution. El concepto de propiedad negra recibió más atención en 2020, cuando la pandemia de Covid-19 y la muerte de George Floyd obligaron a examinar las muchas dificultades que enfrentan los afroamericanos, incluidas las desventajas económicas.

Para corregir estas disparidades, que incluyen un menor acceso al capital para iniciar un negocio, así como una gran brecha de riqueza racial, los defensores han pedido a los consumidores que gasten en empresas negras. Cheraé Robinson, empresaria y antigua habitual de Oda a Babel que ahora es inversora en Babel Loft, ha observado un creciente sentimiento de orgullo por este tipo de gasto intencionado.

«Cada vez más personas también comprenden la importancia de que tomemos estas decisiones estratégicas para gastar nuestro dinero en nuestra comunidad y hacerlo con la mayor frecuencia posible», dijo la Sra. Robinson. “Vamos más allá de simplemente decir ‘Quiero un médico negro, quiero un dentista negro’. Ahora, «Quiero un acupunturista negro, quiero ir a una tienda de vinos negros, quiero ir a un estudio de yoga de propiedad de negros».

Las hermanas Babel, que se negaron a dar sus edades, dijeron que sus principios económicos datan de su educación en el centro de Brooklyn. Su madre y su abuela, así como su tiempo en East, una organización educativa de Brooklyn que predicaba el panafricanismo en las décadas de 1970 y 1980, les inculcaron las ideas de autosuficiencia y economía cooperativa.

Tayo Giwa, fundador de Black-Owned Brooklyn, una publicación en línea que hace una crónica de las empresas negras locales del distrito desde 2018, reconoció la mayor visibilidad de las empresas negras como parte del legado de las protestas de George Floyd. Aún así, dijo: “Lo hicimos de esta manera antes. El trabajo que estábamos haciendo no era realmente una reacción a nada específico.

El anuncio del cierre de Oda a Babel fue agridulce. Los huéspedes lo recordaban como si fuera un salón muy ruidoso, en el que cada noche se prometía una aventura. «Era uno de los pocos lugares donde podía ir y escuchar todo el tipo de música que amo en un solo lugar, con la garantía de salir con al menos un número de teléfono, ya fuera un nuevo amigo o un nuevo bebé». dijo la Sra. Robinson. .

Pero algunos sintieron que la comunidad había superado el espacio. Myriam comparó sabiendo que era el momento adecuado para ver las últimas temporadas de una comedia de situación clásica, cuando el programa se vuelve desconocido debido a la incorporación de nuevos miembros del elenco. La sensación también era literal: las fiestas estaban abarrotadas, se codeaban y las multitudes a menudo se derramaban en las aceras. Cuando la Oda a Babel celebró su fiesta de despedida el 19 de junio, cientos de juerguistas llenaron el barrio.

«Lo que vimos, especialmente durante el cierre, fue cuántas personas se vieron muy afectadas emocionalmente por esto», dijo Giwa. «La forma en que cultivaron intensamente una comunidad simplemente significa que eran una institución verdaderamente querida»..”

El Babel Loft está ubicado en el cuarto piso de un edificio a dos cuadras del antiguo negocio de las hermanas. Un reciente lunes de octubre, un papel marrón cubría una ventana cerca de la entrada.

El exterior sobrio puede insinuar la cuesta arriba que enfrentan los empresarios negros. El acceso a los fondos sigue siendo una lucha; El año pasado, el 46% de los empresarios negros informaron tener dificultades para acceder al capital, según una encuesta publicada por Bank of America. La Brookings Institution estima que, con las tasas de crecimiento actuales, se necesitarán 256 años para que la propiedad empresarial alcance la paridad con el porcentaje de negros en el país.

Pero los inversores de Babel Loft señalan señales prometedoras a medida que el proyecto gana terreno: la Sra. Robinson dijo que la membresía había aumentado de unas 30 personas a más de 150 dos semanas después de una vista previa del fin de semana a mediados de septiembre.

Tendrás que ser convincente para atraer a más miembros. Kyla Kelly, chef y ex habitual de Oda a Babel, dijo que planeaba convertirse en miembro después del fin de semana previo, que incluyó una discusión individual entre un escritor y un largometraje multicreativo y una noche de DJ. Para tomar la decisión, dijo que tenía que ver el espacio y su potencial por sí misma.

“Cuando la gente invierte en una experiencia, tiene ciertas expectativas”, dijo Kelly, de 38 años. «No es que vaya a venir a tomar una copa y espero que me guste el ambiente».

El alcance de las ambiciones de las hermanas se revela gradualmente a lo largo de sus conversaciones. El plan de completar el trabajo en la sala B para finales de noviembre da lugar al objetivo de expandir su marca de bebidas espirituosas con la ayuda de colaboradores fuera de Nueva York, lo que resulta en la visión de un centro de viajes interconectado con conexiones a Kenia.

“Marva y yo no tenemos egos”, dijo Myriam. “Pensamos: ‘Está bien, esto es lo que queremos hacer’. Construyamos.'»