“Nunca es demasiado tarde” es una serie que cuenta las historias de personas que deciden perseguir sus sueños en sus propios términos.


Lyn Slater será la primera en contarte que su vida ha sido una serie de felices accidentes y transformaciones intencionadas.

“Como me reinvento constantemente, mi vida siempre es una sorpresa. Soy una persona improvisadora. No planeo. Realmente estoy en el momento”, dijo Slater, de 70 años, ex profesora de trabajo social en la Universidad de Fordham en Nueva York. “Esta reflexión me ha servido mucho. Creó infinitas aventuras, sorpresas, amistades increíbles y un aprendizaje profundo.

En efecto.

En 2014, realizó algunos cursos de diseño en el Fashion Institute of Technology de Manhattan. Su profesor, en una clase sobre cómo abrir una tienda de ropa vintage, le sugirió iniciar un blog de moda. La Sra. Slater, que era originaria de Dobbs Ferry en el condado suburbano de Westchester y se mudó a Nueva York a mediados de los años 90, pensó: «¿Por qué no?». Siempre tuvo pasión y talento para el estilo y a menudo fue confundida con un miembro de la industria de la moda. Pensó que se centraría en el blog y en este tema.

“Me vestí de una manera que la gente no esperaba. Estaba muy a la moda y me vestía con un look minimalista en blanco y negro. Llevaba ropa de diseñadores japoneses de tiendas de consignación, como Issey Miyake y Yohji Yamamoto”, explicó. “Me vestí de una manera que sentía y para transmitir una identidad”.

Después de que un compañero de clase le sugirió que se llamara Accidental Icon, la Sra. Slater tomó el título y adquirió un sitio web y un dominio de blog con ese nombre. Publicaba tres veces por semana, normalmente escribiendo de forma introspectiva sobre ropa y diseñadores, y el papel esencial que esos dos temas desempeñaron en su vida. A menudo, usaba una prenda y escribía un ensayo “sobre la inspiración del diseñador y cómo me sentí usándola”, dijo.

Las fotografías adjuntas fueron tomadas por su socio de toda la vida, Calvin Lom, de 66 años, un ingeniero ciclotrón jubilado. (Hoy en día, la pareja vive en Peekskill, Nueva York). Su siguiente gran paso en su carrera fue un período de cinco años como una codiciada influenciadora de la moda, @iconaccidental en Instagram.

Luego vino la crisis de identidad y la pérdida de uno mismo.

Sus triunfos, transformaciones y desgracias, por no hablar de sus verdades, se relatan en su libro, “Cómo ser viejo: lecciones para vivir con valentía del ícono accidental”, que será publicado en marzo por Plume, una editorial de Penguin Random House.

«El libro es una recopilación de ensayos que van desde cuando cumplí 60 años en 2013 hasta el presente», dijo la Sra. Slater. “Es un libro sobre la reinvención y las cosas que aprendí. Cómo me convertí en un ícono accidental y las experiencias que me sucedieron. Culmina cuando tengo esta crisis de valores.

(La siguiente entrevista ha sido editada y condensada).

¿Cómo pasaste de trabajadora social a tiempo completo a ícono accidental?

En 2014, estaba haciendo un trabajo muy intensivo centrado en el trauma, el abuso sexual y infantil, y el sistema de bienestar infantil. Necesitaba hacer algo creativo, porque para mí salva vidas. Los profesores y la gente me decían que tenía un gran estilo. Cuando surgió la sugerencia del blog, quise explorar esto más a fondo. Siempre me ha interesado la ropa y la moda. La ropa siempre ha manifestado quién quiero ser. Pensé: “Está bien. Puedo hacerlo. Sé cómo hacer un sitio web. Puedo hacer que suceda.

¿Cómo supiste en qué concentrarte?

Había un gran vacío para las mujeres de mi edad, que eran como yo, urbanas, intelectuales y comprometidas con sus vidas y carreras. El blog que quería escribir no existía. Quería involucrarme con una comunidad de mujeres que querían pensar y hablar sobre la moda como una forma de expresar su identidad. Nunca tuve un mercado objetivo.

Rápidamente obtuviste mucha atención y acumulaste casi un millón de seguidores en tus plataformas de redes sociales. Como le fue ?

Mi escritura era mi autenticidad. Los blogs fueron realmente mi impulso para convertirme en escritora. Me volví más visible en el mundo. Pasé de escribir blogs a trabajar principalmente en Instagram y hacer publicaciones patrocinadas. Tuve una campaña de Valentino, luego una campaña internacional con Mango, una marca española dirigida a un consumidor más joven. El hecho de que me presentaran fue innovador. Luego obtuve seguidores de todo el mundo. Firmé con una agencia de modelos y encontré un agente literario. Me vieron editores de moda y comencé a hacer sesiones fotográficas para revistas, videos musicales, modelar, campañas y trabajar con diseñadores emergentes.

En 2019, viviste una crisis. ¿Lo que pasó?

Me he perdido. Me di cuenta de que era infeliz. Todo se volvió muy controlador. La gente te dice lo que quieren que publiques, cómo quieren que tomes las fotos, lo que quieren que digas. No es por eso que comencé esto. Quería vivir una nueva aventura, conocer gente nueva, explorar nuevas áreas y expresarme creativamente. Perdí la comunidad íntima que estaba verdaderamente comprometida. Estaba creando un espacio donde las personas que no se sentían escuchadas e invisibles se sentían, a través de mí, vistas. Las mujeres más jóvenes, aterrorizadas de envejecer, dijeron que yo las ayudaba a no tener miedo de eso.

¿Qué has aprendido a lo largo de esta experiencia?

Que necesitas cantidades iguales de vida analógica y vida digital. Al principio, el blog permitía a una persona mayor entrar en la moda. Pero después de un tiempo, me puso en una caja y se volvió opresivo. Aprendí cómo vivir una vida digital puede cambiarte. Me dejé llevar y comencé a comprometer mis valores. Aprendí lo fácil y seductor que es perderse en todo.

¿Cómo volviste a tu yo interior?

Volví a escribir. Ya no paso mucho tiempo en las redes sociales. Ya no lo hago por dinero. Ahora lo hago como empecé, es decir, escribiendo. Tengo una subpila con la que interactúo más que mis redes sociales. Tengo fuertes prioridades, como anteponer a mi familia, mi hogar y mi salud a cualquier otra cosa. Continúo publicando gracias al grupo de personas que están comprometidas conmigo y para quienes mis palabras significan algo para ellos, los inspiran, los consuelan y los hacen sentir bien consigo mismos.

¿Cómo te sentiste a los 70 años?

Creo que el envejecimiento no se refleja con precisión. Envejecer es un viaje. La gente vio a una persona mayor a la que no le importaba ser viejo. Mi edad no importaba. Hay muchas cosas buenas acerca del envejecimiento. Tienes mucha experiencia de vida. Así, cuando suceden cosas, no te asustas. Sabes qué hacer. Ya lo has hecho. Tienes más confianza en ti mismo, te vuelves menos dependiente de lo que piensan los demás, lo cual es enorme.

¿Cuál es tu mejor consejo?

La clave de la vida es afrontarla sin un plan y estar abierto a vivir de esa manera. Es una filosofía esperanzadora porque anticipa que siempre habrá futuro y que siempre habrá algo apasionante, diferente y nuevo.