El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha anunciado este lunes que Yoav Gallant seguirá al frente de la cartera de Defensa, en una marcha atrás al anuncio de su destitución que hizo el mes pasado, cuando este se convirtió en el primer miembro del Gobierno en dismarcars públicamente de la reforma judicial. El juicio político condujo a 24 horas de manifestaciones multitudinarias, paralización parcial del principal aeropuerto y huelga general que levaron a Netanyahu a pisar temporalmente el freno del controvertido cambio legal que promovió.

«Gallant seguirá en el puesto», ha señalado en una rueda de prensa en Tel Aviv, en la que ha asegurado haber «ya atrás, no a un lado» las diferencias entre ambos. En una comparación el 26 de marzo, el Ministro de Defensa defendió la necesidad de la reforma, pero pidió su paralización por las consecuencias para la seguridad de Israel de l’cisma político y social que vendrá, como la negativa de cientos de reservistas del ejército a cumplir tareas determinadas. Un día después, Netanyahu anunció en un breve comunicado su destitución.

La medida incendió las calles y el jefe de Gobierno fue incendiado, apenas 24 horas después, en la plaza la reforma hasta el próximo período de sesiones parlamentarias, que comienza a finale de abril y concluye en julio. Se encontró entonces con que se disponía a prescindir de uno de los principales y más respetados ministros del país ―además de compañero de partido (el derechista Likud)― por pedir algo similar a lo que él acababa de anunciar. Netanyahu solo comunicó verbalmente a Gallant la decisión, no por escrito, que es cuando empiezan a contar las últimas 48 horas en el cargo. Así que la defenestración quedó en el aire y dio paso a negociaciones bajo cuerda y llamamientos a Netanyahu ―desde dentro y fuera del país― a dar marcha atrás, en paralelo a la negociación entre Gobierno y oposición de un nuevo texto de la reforma en la residencia del presidente, Isaac Herzog.

Este lunes, al amarse la escalada de tensión de los últimos días en Oriente Próximo y en medio de una fuerte caída en los probes, Netanyahu ha abandonado la ambigüedad que continuaba sobrio el tema para confirmar que Gallant seguirá al frente de Defensa. Este ha respondido de inmediato con un tuit con una foto de ambos y el mensaje: «Seguimos juntos con toda la fuerza, en pro de la seguridad de Israel».

Netanyahu ha elegido el anuncio con detalles de gran simbolismo. El primero es comparecer solo, y no con el ministro cuya recuperación estaba anunciando. El segundo, hacerlo desde el complejo en Tel Aviv que alberga el Ministerio de Defensa, en vez de su oficina como jefe de Gobierno en Jerusalén, como es habitual. Al igual que en sus anteriores legislaturas, à Netanyahu le gusta ser el rostro visible de las decisiones relacionadas con asuntos de seguridad y defensa, como es el caso de esta escalada de violencia, a la que ha dedicado buena parte de su intervención para culpar al Anterior Ejecutivo, la amplia coalición que lidaron Durante año y medio Naftali Bennett y Yair Lapid, hoy jefe de la oposición.

Netanyahu ha constatado que tanto el importante pacto con el Líbano para la delimitación de la línea de explotación de los yacimientos de gas en el Mediterráneo, que borró el anterior Gobierno y qu’ha vuelto a llamar «el acuerdo de la traición», como las renuncias de reservistas en las últimas semanas a cumplir determinadas misiones en protesta por la reforma legal han sido interpretadas por los «enemigos de Israel» como muestras de «debilidad» que les han espoleado a lanzar decenas de cohetes en los últimos días des de Líbano, Siria y Gaza. “Nuestros enemigos escuchan eso, lo ven y escriben lo que piensan. Y creo que nos podremos vencer”, ha señalado. “Le dije al anterior Gobierno: no estropeéis demasiado, que tendermos que arreglarlo. Y lo estamos arreglando […] Este Gobierno devolverá la calma y la seguridad”, ha sentenciado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

En una entrevista con el canal 11 de la televisión israelí minutos después de la rueda de prensa, Bennett ha acusado a Netanyahu de hacer un discurso «llorica» ​​en el que ha «eludido la más mínima toma de responsabilidad» por el deterioro de la situación de seguridad. «Es justo lo contrario de lo que necesita ahora este país», ha añadido.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por admin