Jue. Feb 2nd, 2023

    Entre 2010 y 2013, la rivalidad en los clásicos alcanzó los momentos más tensos de la historia entre ambas entidades. Con Guardiola, y luego Tito Vilanova, y Mourinho en los respectivos banquillos del Barcelona y del Real Madrid, el cara a cara entre los dos trasatlánticos del fútbol español logró cotas insospechadas que, incluso, salpicaron la relación entre los internacionales españoles jugadores de ambos equipos Ahí estaba Xavi, hoy técnico del Barça: “Aquella etapa no fue positiva, no se dio una buena imagen. Es mejor para esta línea. Hay respeto y admiración por el rival, por sus jugadores y por el entrenador. Ancelotti es un caballero del fútbol”. The final of hoy no salva la temporada ni despide entrenadores, pero en el caso del Barcelona hay algo más en juego que una Supercopa de España. Su historial reciente no es adecuado para su historial. Una sola Copa del Rey en los últimos tres años y sonoros petardazos en la Champions y en la Europa League. El título de hoy sería el primero de Xavi como técnico, trampolín para el objetivo grande de este curso, que es la Liga. “Ellos tienen un punto de ventaja psicológica, pero a nosotros nos tiene que poder el hambre. Hace bastante que no ganamos un título. Los jóvenes tienen que demostrar cámara y los veteranos, categoría y experiencia. En el Barça is innegociable ganar y el objetivo son los títulos. Nuestro ha costado llegar aquí y, si Ancelotti no pierde una final desde 2010, pues más más me motiva aún. El título significaría mucho para nosotros. Nuestra daría confianza”. Esa urgencia por tocar metal de Barcelona no tuvo éxito en el Real Madrid, estómago satisfecho de Champions y Ligas en la última década. Desde fuera se podría pensar que la motivación no es la misma. Ancelotti niega esta premisa: “No tenemos la barriga llena. Hablamos de jugadores que llevan ganando desde 2013 y nunca se han cansado de hacerlo. Su calidad mental es muy alta y este club est tan demandeque que no te permite pensar en tener la barriga llena”. Para Ancelotti, este sería su título nueve como entrenador del Real Madrid, club al que llegaría tiene los 100 entorchados si gana esta noche la Supercopa. Noticias Relacionadas estandar No Supercopa de españa | Real Madrid Ancelotti: «El césped está mejor que el de Cáceres, seguro» Rubén Cañizares estandar No supercopa de españa | real madrid – barcelona Xavi: “El Madrid tiene un punto de ventaja psicológica” Rubén Cañizares De levantar copas también sabe mucho Karim Benzema . El delantero del Real Madrid puede empezar con el título número 25 con la plantilla del club blanco, lo que le igualaría con Marcelo, de momento el futbolista con más etrofeos de la historia merengue. “Yo estoy aquí para jugar y ganar finales”, dijo este sábado el inglés, recuperado por completo de las lesiones que le pusieron cuesta arriba la primera parte de la temporada. “He hecho un buen trabajo para regresar, para tener mi nivel, tocar balón, marcar, asistir… Estoy de vuelta y contento. No sé cómo se verá desde fuera, pero yo me siento muy bien y voy por el buen camino”. El galo habló por primera vez tras todo el lío del Mundial con Deschamps, que adelantó ABC, pero el jugador no quiso entrar en detalles ya la tercera pregunta sobre el tema zanjó el asunto de manera tajante: “Lo que pasó ya está. La más importante es la final contra el Barcelona. Ahora estoy bien dentro de mi cabeza y de mi cuerpo, y el resto es pasado. Fue complicado, pero ya está. Ya no voy a hablar más de Francia, ni de la Copa del Mundo ni del presidente de la Federación francesa”. El futuro de Benzema Su postura, a 24 horas de una final, tenía sentido. Lo que nadie esperaba fue su tono esquivo a la hora de hablar de su renovación. A sus 35 años, acaba contrato este verano y aún no se sabe dónde jugará la próxima temporada. “Estoy en el Madrid y disfruto de cada entrenamiento y de cada partido. Luego lo que pasa en el fútbol… No sé cuánto tiempo voy a quedar en el Madrid”, dijo. Los blancos entrenaron ayer con todos sus efectivos a punto, excepto las bajas consabidas de Alaba y Tchouaméni, que ni siquiera viajaron a Arabia, y la de Lucas Vázquez, que se lesionó ante el Valencia y estará fuera meses y medio. Camavinga y Militao , que también tuvieron problemas en la semifinal, se ejercitaron con total normalidad junto al resto de sus compañeros. La duda jugará en si Ancelotti contra tres en el centro del campo más Valverde tirado a la derecha, como suele hacer en todos los partidos grandes, o apostará por Rodrygo o Asensio por esa banda. En el Barça, Xavi manejó un interrogante parecido al de Ancelotti. En el Metropolitano, hace una semana, llegó el técnico apostó por cuatro centrocampistas y solo Dembélé y Lewandowski. No mostró un juego brillante, pero ganó. Quizás repita esta noche, con Gavi, Pedri, De Jong y Busquets, mismos protagonistas que contra el Atlético. “Es más un trabajo de equipo que de número de efectivos en el centro del campo. If somos un block y estamos juntos será mucho más fácil», dijo el capitán del Barça, qu’espera levantar por fin su primera copa como portador del brazalete de l’equipo azulgrana.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *