Mar. Ene 31st, 2023

    JULIACA, Perú – Rutas bloqueadas con rocas gigantes y cristales rotos.

    Ciudades enteras cerradas por protestas masivas.

    Cincuenta familias lloran a sus muertos.

    Se pide un nuevo presidente, una nueva constitución, un nuevo sistema de gobierno.




    Manifestantes en una cuadra que se construirá con pies para bloquear la vía principal entre Arequipa y Juliaca, (Federico Ríos/The New York Times)

    Promesas de llevar a cabo la lucha a Lima, la capital.

    Las autoridades locales advierten de que el país se encamina hacia la anaquía.

    Un himno de protesta gritado en las calles:

    «Esta democracia ya no es una democracia».

    La gente protesta en las calles de Juliaca, Perú, el 14 de enero de 2023. (Federico Ríos/The New York Times)


    La gente protesta en las calles de Juliaca, Perú, el 14 de enero de 2023. (Federico Ríos/The New York Times)

    In lugar de vanecerse, las protestas en el Perú rural que comenzaron hace más de un mes por la destitución del anterior presidente no han hecho más que crecer en tamaño y en el alcance de las demandas de los manifestantes, paralizando sectores enteros del país y amenazando los esfuerzos de la nueva presidenta, Dina Boluartepara hacerse con el control.

    El malestar es ahora mucho más amplio que la ira sobre quién gobierna el país.

    Por el contrario, representa una profunda frustración con la joven democracia peruana, que, según los manifestantes, no ha logrado resolver la enorme brecha existente entre ricos y pobres y entre Lima y las zonas rurales del país.

    La democracia, dicen, ha ayudado en gran medida a una pequeña élite -la clase política, los ricos y los ejecutivos de empresas- a poder y riqueza, mientras que ha proporcionado pocos beneficios a muchos otros peruanos.

    Como resultado, las protestas en las zonas rurales de Perú que comenzaron con más desbarajuste por el derrocamiento del expresidente solo se extendieron a golpe de tambor y en el alcance de las demandas de los manifestantes.  (Federico Ríos/The New York Times)


    Como resultado, las protestas en las zonas rurales de Perú que comenzaron con más desbarajuste por el derrocamiento del expresidente solo se extendieron a golpe de tambor y en el alcance de las demandas de los manifestantes. (Federico Ríos/The New York Times)

    En términos más generales, la crisis en Perú refleja una erosión de la confianza en la democracia de toda América Latina, alimentada por Estados que «violan los derechos de los ciudadanos, no tienen seguridad ni servicios públicos de calidad y son capturados por los intereses de los poderosos«, según un nuevo ensayo publicado en El Diario de la Democracia.

    En Perú, el presidente anterior, pedro castillode izquierdas, había prometido abordar los antiguos problemas de pobreza y desigualdad, pero fue destituido y detenido en diciembre tras intentar dissolver el Congreso y gobernar por decreto.

    Sus retiros, la mayoría de ellos en las áreas rurales pobres del país, iniciaron protestas, en ocasiones quemando gobiernos edificios, bloqueando carreteras vitales y ocupando aeropuertos.

    Perú Nueva York


    Perú Nueva York

    El gobierno peruano declaró el estado de emergencia y envió a las fuerzas de seguridad a las calles.

    Boluarte, oriundo de la zona rural de Apurímac, en el centro del país, se presentó como candidato a Castillo y elegido vicepresidente.

    Pero rechazó el intento de su antiguo aliado de gobernar por decreto, calificándolo de toma de poder autoritario, y su constituido a Castillo.

    Desde entonces ha instado a la unidad y, en respuesta a las exigidas de los manifestantes, ha pedido a los legisladores que adelanten las nuevas elecciones.

    El Congreso, con muchos miembros reacios a ceder el poder, ha bloqueado ese esfuerzo, y los criticos de Boluarte la califican ahora de presidente débil que trabaja a las órdenes de un poder legislativo interesado y fuera de juego.

    Manifestantes usan piedras para bloquear vía principal entre Arequipa y Juliaca.  (Federico Ríos/The New York Times)


    Manifestantes usan piedras para bloquear vía principal entre Arequipa y Juliaca. (Federico Ríos/The New York Times)

    Al principio, los manifestantes buscaban sobre allo la restitucion de Castillo o la celebracion de nuevas elecciones lo antes posible.

    Ahora quiero algo mucho más grande:

    una nueva constitución y la inclusión, como cartel, «pagar una nueva nación».

    Desde la destitución de Castillo, han muerto al menos 50 personas, 49 de ellas civiles, algunos con disparos en el pecho, la espada y la cabeza, lo que ha llevado a grupos de derechos humanos a acusar al ejército ya la policía de uso exceso de fuerza y desaparecer indiscriminadamente contra los manifestantes.

    Estas muertes han afectado especialmente a la ciudad sureña de Juliaca, à dos días en coche de la capital, entre montañas nevados y matorrales y vicuñas que pastan como llamas.

    A casi 4.000 metros sobre el nivel del mar, sólo el 40% de la población de Juliaca tiene agua corriente, muchas carreteras están sin asfaltar y la desnutrición es el mayor problema en el único hospital público.

    La semana pasada, 19 personas fallecieron en una sola manifestación, lo que supuso el enfrentamiento más mortífero entre civiles y grupos armados en Perú en al menos dos décadas.

    Dieciocho de los muertos eran civiles que recibieron disparos de armas de fuego, según un fiscal local.

    Un policía ha sido asesinado en el interior de un vehículo policial mientras vestía su ropa.

    El Ministerio del Interior del país dijo que los agentes respondieron legalmente con la esperanza de que miles de manifestantes intencionaran ocupar el aeropuerto local, algunos con armas improvisadas y explosivos.

    El más joven en morir fue Brayan Apaza, de 15 años, cuya madre, Asunta Jumpiri, de 38 años, lo calificó de «niño inocente» asesinado tras haber salido a comprar comida.

    En su velatorio de la semana pasada, más allá de una barricada de neumáticos ardiendo, sus llevarían banderas negras sobre el pecho como armas de combate y prometeo luchar hasta que Boluarte imitará.

    «Nos declaramos en estado de insurgencia», Orlando Sanga, uno de los líderes de la protesta, frente a una sala sindical utilizada para la vigilia.

    Cerca de allí, Evangelina Mendoza, vestida con la falda y el buzo tradicional de las mujeres de la región, dijo que si Boluarte no dimitía, «el sur va a correr sangre».

    Pero pocas investigaciones sobrias disputaios civiles y protestas en Perú este siglo han levado a condenas, y una nueva ley que eliminó un demandeito de que la policía actúe proporcionalmente en su respuesta a los civiles las hace aún más difíciles, dijo Carlos Rivera, del Instituto de Defensa Legal, un grupo peruano sin multas de lucro.

    Perú, nación de 33 millones de habitantes, la quinta más grande de América Latina, volvió a la democracia hace apenas dos décadas, tras el gobierno autoritario del Presidente Alberto Fujimori.

    Pero el system actual del país, basado en una constitución de la época de Fujimori, está plagado de corrupción, impunidad y mal gestion, de lo que incluso los miembros del gobierno culpan a la falta de supervisión y la cultura del quid pro quo.

    Al mismo tiempo, la mitad de la población debido al acceso regular a una nutrición suficiente, según las Naciones Unidas, y el país todavía se está recuperando de la pandemia, en la que Perú sufrió el mayor número de muertes per cápita del mundo.

    La intensa concentración de la propiedad de los medios de comunicación, con muchos de ellos con sede en Lima ignorando las protestas o destacando las protestas de que los manifestantes son terroristasno ha hecho sino exacerbar el sentimiento de que la élite urbana ha confabulado contra los pobres de las zonas rurales.

    La confianza en las democracias de América Latina ha caído en picada en las dos últimas décadas, según el Barómetro de las Américas, una encuesta regional realizada por la Universidad de Vanderbilt.

    Pero en los lugares pobres el problema es más grave que en el Perú, donde sólo el 21% de la población se declaró satisfecha con la democracia, lo que da como resultado un 52% de hace una década. Solo Haití está peor.

    Otros países con niveles de satisfacción especialmente bajos son colombia y chiledonde se han producido grandes protestas antigubernamentales en los últimos años, y Brasil, donde manifestantes que afirman que las elecciones presidenciales del año pasado fueron amañadas irrumpieron en la capital es mi.

    Según Steve Levitsky, experto en democracia de la Universidad de Harvard, lo que está salvando a muchas democracias latinoamericanas de la muerte total es que aún no ha surgido una alternativa viable, como el socialismo autoritario de Hugo Chavez en venezuela

    In Juliaca, decenas de personas resultaron heridas de bala en frentamiento con la policía de la semana pasada, y el hospital público de la ciudad está lleno de personas recuperándose de sus heridas.

    En el interior, al final de muchas camas hay pequeñas cajas de cartón en las que se pide ayuda para sufragar los gastos médicos.

    «Pulmón perforado», reza el cartel de una de las cajas.

    «Bala en la columna», reza otro.

    Algunos de los heridos parecían temerosos de cir que habían estado protestando, y una docena de hombres con heridas de bala dijeron todos que habían pasado por delante de la manifestación cuando les dispararon.

    Ninguno de los heridos dijo haber recibido copias de sus informes médicos, que les ayudarían a comprender el origen y el tratamiento adecuado de sus lesiones.

    El acceso a esta información es un derecho recogido en la legislación peruana, pero varias personas dijeron que creían que se las estaba castigando por su relación con las manifestaciones.

    In a cama yacía Saúl Soncco, 22 años, herido de bala en la espalda, según dijo, cuando regresaba a casa después de trabajar como carpintero.

    Su hermano consiguió hacer una fotografía de una radiografía que mostró una bala alojada junto a su columna vertebral.

    Sin embargo, según la familia, los funcionarios del hospital les habían dicho que debían irse a casa.

    El director del hospital, Víctor Candia, dijo que los pacientes estaban recibiendo la atención que necesitaban.

    Boluarte, en un discurso a la nación el viernes, ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos y calificó a los manifestantes como peones involuntarios llevados a las marchas por manipuladores que pretendían derrocarla.

    «Algunas voces, influidas por violentos, por radicales, demanden mi dimisión», dijo, «atemorizando al pueblo con el caos, el desorden y la destrucción.

    A esto respondo, responsablemente: No voy a dimitir«.

    Brayan, el joven de 15 años, murió de un balazo en la cabeza, según su autopsia.

    En su funeral, cientos de personas se dieron cita en un cementerio a las afueras de la ciudad, de las cuales un líder de la protesta, César Huasaca, gritó sobre la justicia, dirigiendo su ira contra Boluarte.

    «¿Cree que ha disminuido nuestra determinación?

    «Somos más fuertes que nunca».

    “Somos 33 millones”, dijo Huasaca.

    “¿Qué vamos a hacer?

    Tras una misa ofrecemos por un sacerdote vestido con una sencilla túnica blanca, una orquesta siguió al féretro hasta una parcela de tierra.

    Allí, Jumpiri, la madre de Brayan, pronunció algunas de las últimas palabras antes de su entero.

    «¡Dina!», gritó dirigiéndose al presidente, con las manos agarrando el ataúd de Brayan y el rostro torcido por el dolor.

    «Estoy dispuesto a morir por mi hijo. Voy a luchar, quiero justicia».

    Luego lanzó un desafío: «¡Dina! Mátame».

    circa 2023 Sociedad del New York Times

    Mira también

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *