Mar. Ene 31st, 2023
    El ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, el 6 de enero pendiente un acto de su partido, los liberales del FDP, en Stuttgart.ANDREAS GEBERT (REUTERS)

    Al German Christian Lindner, el muy liberal guardián de la ortodoxia presupuestaria y la sobriedad fiscal, le sigue desde hace meses un nubarrón oscuro: la sombra de la corrupción. La pregunta que se cierne sobre él es delicada: ¿consiguió un préstamo privado de varios millones por hacerle publicidad a un banco gracias a un ser ministro de Finanzas? La duda ha pasado del ámbito periodístico al legal. La Fiscalía de Berlin está valorando la apertura de una investigación para comprobar si la hipoteca que concedió la entidad BBBank se ajusta a las condiciones de mercado o si Lindner obtuvo condiciones ventajosas por ser quien es.

    Por el momento, la investigación es una fase muy preliminar, mientras que no tenemos que preocuparnos ni diligencias, pero el anuncio de la Fiscalía pone en un brete à Lindner, líder de los liberales del FDP y socio de Olaf Scholz en el Gobierno tripartito con los socialdemócratas y los verdes. Si concretamente las sospechas, los impuestos podrían pedir el levantamiento de su inmunidad parlamentaria para investigarle a fondo. El caso también ha abierto otra esperanza: se ha reactivado el sobrio debate si las leyes anticorrupción alemanas son demasiado permisivas.

    La relación de Lindner con BBBank, una modesta comunidad en Karlsruhe, en el suroeste de Alemania, será muy fructífera. In 2014, el político, entonces un diputado del Parlamento estatal de Renania del Norte-Westfalia, dio la primera conferencia en su sede, según ha rastreado El Spiegella publicación alemana que destapó en octubre pasado el chocante vínculo con el hoy ministro. La relación comercial ―las charlas tenían contrarestación monetaria― continuó durante años, también cuando Lindner pasó a representar a su formación en el Parlamento federal, el Bundestag.

    Liberal no acepta eventos BBBank en solitario. Entre 2017 y 2019, como todavía se podrá comparar en el archivo digital de la Cámara baja, se prodigó en décadas de bolos en bancos, consultoras y compañías de seguros. No aparece lo que cobraba por ellos ―no estaba obligado a dar ese dato; únicamente a divulgar su participación―, pero la publicación calculó que en esos años embolsó entre 35.000 y 73.000 euros solo de la entidad de Karlsruhe por siete eventos.

    El 29 de enero de 2021, Lindner se encontraba en una casa unifamiliar ―palacio, según algunos medios― en el elegante barrio berlinés de Nikolassee, un oasis verde en el suroeste de la capital alemana. Costó 1,65 millones de euros, pero el BBBank dio una hipoteca de 2,35 millones. En aquel momento el líder de los liberales todavía era diputado. Tras las elecciones de septiembre de 2021 y el posterior acuerdo de coalición para formar un Gobierno, el político se convirtió en ministro de Finanzas en diciembre de ese año.

    Con el fin de mantener una relación comercial privada con el banco, y como ministro federal, Lindner se ofreció a tomar un discurso para la inauguración con motivo de la fiesta del centenario de la entidad en la primavera de 2022. “Me gusta el BBBank desde el principio”, dijo, entre otras frases elogiosas. Solo unas semanas después de su intervención, el banco concedió un nuevo préstamo de 450.000 euros como ampliación de la hipoteca. La pregunta obvia que cualquiera, también los impuestos anticorrupción, se hace en este caso es: ¿Qué llevó al BBBank a dar una línea de crédito que supera en un millón de euros el valor de la compra de la casa?

    Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

    Suscribir

    Ya en octubre, cuando El Spiegel lanzó la exclusiva, el abogado de Lindner negó la acusación de que su cliente había mezclado intereses privados y públicos. Aseguró que no hay ninguna conexión entre el discurso y la financiación inmobiliaria. Pero la publicación se pregunta si el ministro divulgó esa relación privada antes de dar la charla. No es lo mismo, argumentan quienes se han escandalizado con la noticia, interventor en actos de empresas privadas ―los ministros lo hacen muy a menudo― que hacerlo en la que te ha dado una hipoteca en condiciones aparentemente muy ventajosas. «La oficina de prensa del ministerio no respondió a la pregunta de si el ministro había revelado su relación comercial con BBBank antes de que se grabara el saludo en vídeo», escribió El Spiegel.

    De nuevo a través de su abogado, Lindner ha asegurado esta semana que la relación privada con el banco comenzó mucho antes que se convirtiera en ministro y que las cantidades abultadas del préstamo se deben a “las enormes fluctuaciones del mercado inmobiliario”. El político hizo una presumiblemente cara reforma de la casa tras adquirirla. Grabar como ministro un saludo en vídeo para un banco no es delito, agregó el abogado. Sí lo sería si los impuestos demuestran que el préstamo lo obtuvo a cambio de sus servicios.

    Diputados en actos privados

    En Alemania no sorprende que los políticos aparecieran en anuncios y den charlas pagadas. Un estudio de la Fundación Otto Brenner, del sindicato metalúrgico IG, elaboró ​​en 2021 que durante la anterior legislatura (2017-2021) un tercio de los diputados del Bundestag aportó un total de 53 millones de euros para este tipo de actividad privada. Es decir, como extra a sus sueldos, que actualmente alcanzan los 10.323 euros brutos mensuales (más una prenda de 4.725 euros libres de impuestos). Los democristianos y los liberes fueron los que más ingresos extra adquirieron en ese período.

    Frente a algunas peticiones de dimisión, sobre todo de la izquierda de Die Linke, los miembros del FDP en el Parlamento defienden la honorabilidad de Lindner y disparan contra el Gobierno del Estado-ciudad de Berlin, liderado por los socialdemócratas y del que depende la Fiscalía que se planta para cobijar diligencias contra el ministro. Creen que han actuado con interés partidista para perjudicar al FDP antes de las elecciones de Berlín, que se repiten el próximo 12 de febrero tras ser anuladas las anteriores por un cúmulo de irregularidades.

    La Fiscalía lo comunicó en respuesta a preguntas del diario berlinés Tagesspiegel. Desvelar una investigación preliminar tan supone «una violación de los derechos» de Lindner, se indignó con el vicepresidente de su partido, Wolfgang Kubicki, tras conocerse la noticia. este viernes El Spiegel desvela que también él cobró del banco por dar una charla.

    La sección alemana de Transparencia Internacional, en cambio, aplaude que la Fiscalía esté haciendo un análisis preliminar del caso. “Los prestamos de esa cantidad son completamente inalcanzables para un propietario de vivienda normal y corriente. Especialmente bancos como el BBBank son conocidos por actuar con mucha cautela”, dijo su portavoz, Wolfgang Jäckle, a la cadena pública RND. “El Estado de Derecho debe mirar con ojos critiques a un ministro”, añadió, y pidió más transparencia. Al menos el banco no está por esa labor: esta semana ha eliminado de su página web los vídeos en los que aparecía Lindner.

    Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

    Suscríbete a seguir leyendo

    Lee los límites del pecado

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *