Vie. Ene 27th, 2023

    Desde hace varias semanas, la pregunta surge con insistencia en los círculos militares proponiendo: ¿qué pasaría si Rusia lograra enviar varios cientos de miles de hombres adicionales a Ucrania? Incluso mal equipados y mal entrenados, ¿podrían estos nuevos soldados abrumar las líneas de defensa ucranianas, probadas por casi un año de guerra? “Está claro que vamos a entrar en un momento de masificación, cuando los rusos lanzarán todas sus fuerzas a la batalla”expresó su preocupación, el 2 de enero, en LCI, el ministro francés de las Fuerzas Armadas, Sébastien Lecornu, de regreso de una visita a Kyiv.

    Frenados en su ofensiva por ucranianos más resistentes de lo que esperaban, los rusos no han hecho ningún progreso desde la toma de las ciudades de Lyssytchansk y Severodonetsk, en el Donbass, al este del país, a principios del verano de 2022. En septiembre, las tropas de Moscú tuvieron grandes dificultades para detener la contraofensiva impuesta por Kyiv en la región de Kharkiv. En noviembre tuvieron que abandonar la margen derecha del río Dniéper y la ciudad sureña de Kherson después de que los ucranianos cortaran sus líneas de suministro. Desde entonces, ha sido el statu quo, aunque los mercenarios rusos del grupo Wagner han venido a tomar Soledar, un pueblo en Donbass cerca de Bakhmout, un pueblo de 70.000 habitantes donde los combates se libran desde hace cuatro meses.

    Estos enfrentamientos fueron mortales para el ejército en Moscú. El Estado Mayor ucraniano asegura haber matado a más de 112.000 soldados rusos desde el 24 de febrero de 2022, el equivalente a la mitad del contingente enviado por el Kremlin. Una cifra imposible de verificar, pero en parte validada por los militares. “Según nuestras estimaciones más creíbles, al menos 60.000 combatientes rusos habrían muerto, por tres veces más heridos, lo que significa que alrededor de 250.000 combatientes rusos estarían hoy “fuera de servicio””dijo el vicealmirante Hervé Bléjean, director del Estado Mayor General de la Unión Europea, el 16 de noviembre durante una audiencia en la Asamblea Nacional, celebrada a puerta cerrada pero cuyo informe fue publicado a principios de enero.

    Detener el sangrado

    Para frenar esta hemorragia y reponer sus tropas, Vladimir Putin firmó un decreto el 21 de septiembre de 2022 ordenando la “movilización parcial” de unos 300.000 hombres. Este reclutamiento fue caótico, el ejército ruso ya no tenía los oficiales ni la infraestructura para entrenar y equipar a tanta gente al mismo tiempo. Sin embargo, parece tener efectos. “Se estima que 80.000 hombres se enfrentaron muy rápidamente en Ucrania, incluidos 50.000 directamente en el campo de batalla. Esto ha estabilizado los números del ejército ruso”, asegura Vincent Tourret, investigador asociado de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS) y especialista en el ejército ruso. » El Kremlin movilizó una gran cantidad de reservistas y reclutas. Está empezando a producir efectos, por la masa”reconoce Sébastien Lecornu.

    Te queda el 65% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *