Lun. Ene 30th, 2023

    ¿Qué dieta es mejor para reducir el peso de forma saludable? Ayuno intermitente, dieta DASH, dieta flexitariana… A lo mejor, según un estudio publicado en la revista “El Diario de la Asociación Americana del Corazón» basta con comer menos en general y hacer menos comidas copiosas. El estudio sostiene que esta puede ser una estrategia de control de peso más eficaz que obligar a las comidas a un intervalo de tiempo estrecho, como el ayuno intermitente.

    Para los investigadores, la frecuencia y el tamaño de las comidas es un determinante más fuerte de la pérdida o ganancia de peso que el tiempo entre la primera y la última comida

    Según la autora del estudio, Wendy L. Bennettde la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EE.UU.), aunque los “patrones de alimentación con restricción de tiempo”, conocidos como ayuno intermitente, son estudios populares y rigurosamente diseñados aún no han determinado si limitar la ventana de alimentación total colgante el día ayuda a controlar el peso.

    Este trabajo evaluó la asociación entre el tiempo desde la primera comida hasta la última comida con el cambio de peso. Casi 550 adultos (mayores de 18 años) se inscribirán en el estudio. Los participantes tenían al menos una medida de peso y estatura registrada en los dos años anteriores al período de inscripción del estudio (febrero a julio de 2019).

    En general, la mayoría de los participantes (80%) serán adultos de raza blanca; 12% raza negra; y alrededor del 3% se identificaron a sí mismos como adultos asiáticos. La edad promedio fue de 51 años, y el índice de masa corporal promedio fue de 30.8, donde se consideró obeso. El tiempo medio de seguimiento del peso registrado en la historia clínica electrónica fue de 6.3 años.

    Los participantes tienen un índice de masa física más alto al momento del registro. Tienen más probabilidades de ser de raza negra, mayores, tener diabetes tipo 2 o hipertensión arterial, tener un nivel educativo más bajo, hacer ejercicio menos, comer menos frutas y verduras. , tener una duración más larga desde la última comida. para dormir y una menor duración de la primera hasta la última comida, en comparación con los adultos que tenían un índice de masa corporal más bajo.

    La frecuencia y el tamaño de las comidas es más determinante que el tiempo entre la primera y la última comida

    El equipo creó una aplicación móvil, Daily24, para que los participantes cataloguen el tiempo de sueño, comer y despertarse para cada ventana de 24 horas en tiempo real. Los correos electrónicos, los mensajes de texto y las notificaciones en la aplicación animan a los participantes a usar la aplicación tanto como fuera posible durante el primer mes y nuevamentedurante las ‘weeks poderosas’, una semana por mes para la parte de intervención de seis meses del estudio.

    Según el momento de dormir y comer cada día registrado en la aplicación móvil, los investigadores pueden medir: el tiempo desde la primera comida hasta la última comida cada día; el lapso de tiempo desde que se despierta hasta la primera comida; y el intervalo desde la última comida hasta el sueño.

    El análisis de los datos mostrados que el horario de las comidas no se asocia con el cambio de peso colgante el período de seguimiento de seis años. Esto incluye el intervalo desde la primera hasta la última comida, desde que se despierta hasta que come la primera comida, desde que come la última comida hasta que se va a dormir y la duración total del sueño.

    El número total diario de comidas copiosas (estimadas en más de 1.000 calorías) y las comidas medianas (estimadas en 500-1.000 calorías) se asocia cada una con un aumento de peso durante los seis años de seguimiento, mientras que comidas pequeñas (menos de 500 calorías)) se asocia con la pérdida de peso.

    Aunque estudios anteriores sugieren que el ayuno intermitente puede mejorar los ritmos del cuerpo y el metabolismo regular, este trabajo no detectó este vínculo. Los ensayos clínicos rigurosos a gran escala sobre el ayuno intermitente en el cambio de peso a largo plazo son extremadamente difíciles de realizar; bajo embargo, incluidos los estudios de intervención a corto plazo pueden ser valiosos para ayudar a guiar las recomendaciones futuras.

    Aunque el estudio encontró que la frecuencia de las comidas y la ingesta total de calorías eran factores de riesgo más fuertes para el cambio de peso que el horario de las comidas, los hallazgos no podrán probar causa y efecto directos, reconoce el autor principal de l estudio, Di Zhao.

    Los investigadores señalaron que el estudio tiene limitaciones, ya que no evaluaron las complejas interacciones del momento y la frecuencia de las comidas. Además, dado que es de naturaleza observacional, los autores no fundaron una relación causa-efecto.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *