Un punto de inflexión en Eslovaquia, donde el ex primer ministro «pro ruso» Robert Fico ganó las elecciones legislativas anticipadas y recuperó el país con dos consignas: dejar de enviar armas a Ucrania y detener a los inmigrantes.

Después del recuento de votos de la noche que desmintió sensacionalmente los primeros datos de los sondeos a pie de urna y confirmó, en cambio, las predicciones de la víspera, Bratislava amaneció esta mañana mucho más cerca de la Hungría soberanista de Viktor Orban que de Bruselas.

Fico recibirá este lunes la tarea de formar un ejecutivo mediante negociaciones con al menos otros dos partidos que el propio ex primer ministro espera que duren «dos semanas».

La asignación del cargo fue anunciada por la presidenta eslovaca, Zuzana Caputova, después de que los resultados de las elecciones del sábado dieran a la Dirección-Socialdemocracia (Smer-Sd) de Fico el 22,9% de los votos y, por tanto, 42 de los 150 escaños del parlamento unicameral de Bratislava.

El partido liberal pro UE y pro occidental Eslovaquia Progresista (PS), de Michal Simecka, quedó segundo (18% y 32 diputados), pero no perdió la esperanza de formar su propia mayoría, involucrando también a dos de los siete partidos que entraron al parlamento

En sus primeras declaraciones después de la votación, el poscomunista Fico reiteró que su gobierno estará «listo a ayudar a Ucrania a nivel humanitario y en la reconstrucción, pero no con armamentos«, también porque Eslovaquia «tiene problemas mayores que Ucrania».

Además, ya durante la campaña electoral, sin ocultar sus simpatías por el presidente ruso, Vladimir Putin, Fico había apoyado abiertamente la invasión de la Ucrania «fascista» y había prometido, además de suspender la ayuda militar a Kiev, también impedir su ingreso en la OTAN.

Robert Fico no oculta sus simpatías por el presidente ruso, Vladimir Putin. Foto Bloomberg

«Más muertes son inútiles», afirmó, añadiendo: «Mejor 10 años de negociaciones de paz que dejar que la gente se mate entre sí durante otros 10 años» para luego «ver que estamos donde estamos hoy».

En resumen, un cambio de sentido para un país que comparte la frontera oriental con Ucrania y ha sido uno de sus más firmes partidarios desde el comienzo del conflicto, emergiendo como la primera nación en enviar misiles de defensa aérea y aviones de combate a principios de este año y como uno de los mayores donantes europeos de Kiev en proporción al tamaño de su economía.

Aunque Fico aseguró que «la política exterior eslovaca no cambiará», los analistas predicen, en cambio, un punto de inflexión radical que acercará al país al de Orban. No es casualidad que el líder húngaro celebrara inmediatamente el regreso a través de su cuenta de la red social X (antes Twitter).

Estamos listos a ayudar a Ucrania a nivel humanitario y en la reconstrucción, pero no con armamentos

Robert FicoGanador de las elecciones

«­Adivina quién ha vuelto! Felicitaciones a Robert Fico por su victoria indiscutible en las elecciones parlamentarias eslovacas. Siempre es agradable trabajar junto a un patriota. ­No veo la hora!».

Aunque aseguró que «obviamente somos miembros de la UE», Fico recordó que «esto no significa que no pueda criticar cosas de la UE que no me gustan». Por ejemplo, «también usaremos la fuerza para proteger a nuestro país de los inmigrantes», aseguró, advirtiendo que «no serán imágenes bonitas»

Pero antes de realizar sus planes, Fico tendrá que encontrar al menos dos aliados que, como insinuó, podrían ser sobre todo el Partido Nacional Eslovaco (SnS, 5,6% y 10 escaños), una formación de derecha nacionalista y populista con la que ya gobernó dos veces; pero también el Partido Voce-Socialdemocracia (Hlas-Sd, 14,7% y 27 escaños) de su archirrival Peter Pellegrini, pacifista sobre Ucrania pero proeuropeo.

Pellegrini anunció la mañana de este domingo que no tiene preferencia por ninguna coalición.

Según los rumores, sin embargo, se inclinaría por el Movimiento Demócrata Cristiano (Kdh, 6,8% y 12 escaños), en el que apuesta Simecka para atraer también a los Hlas e impedir que Fico gobierne.