Sáb. Feb 4th, 2023

    Una persona adulta se preocupó antes de entrar en el quirófano. No sabe qué es lo que realmente va a suceder ahí dentro, ni qué le van a hacer en el detalle. En este caso de los niños, la angustia o el estrés resultante que pueden generarle este tipo de procesos puede ser incluso mayor. El menor no se encuentra con sus padres, quienes siempre le protegen, pero es que van a un sitio totalmente desconocido y no siempre agradable para los pequeños, como es el médico o un centro sanitario.

    Por lo tanto, encontrar posibles alternativas de solución a la hora de aliviar estés estrés que puedan haber producido en este tipo de situaciones debe ser clave, especialmente a la hora de asegurar unos mejores resultados tras la intervención quirúrgica.

    Una opción es el acompañamiento de los niños al quirófano, una práctica que valora muy satisfactoriamente el doctor Francisco Javier Hernández Calvinojefe asociado del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud San Joséen Madrid, «por los beneficios y repercusiones positivas que tiene tanto en los padres como en los niños«.

    A juicio del doctor Hernández, cuando un padre o madre puede acompañar a su hijo al quirófano se genera una mayor tranquilidad y confianza no solo en los menores, sino también en los propios padres: “Son muchas situaciones en muchos casos nuevos para todos ellos; al mismo tiempo que se reduzca al nivel de estrés de los niñoss. Es por ello por lo que la motivación habitual para dejar que los padres entren con los niños en el quirófano es para reducir su nivel de estrés. Es un proceso muy estresante para ellos, a la par que desconocido, muchas veces no saben a qué van, que les va a pasar, y si los padres están con ellos, esto les aporta seguridad”, explicó la especialista de Quirónsalud San José.

    Una vivencia mas satisfactoria

    Aparte, resalta que el conocimiento del equipo de anestesia y de quirófano que lleva a cabo el procedimiento, algo que no es habitual ni siquiera en las cirugías de adultos, ayuda en todo el proceso.

    “If the padre pass al quirófano y reconoce a los médicos, al niño le da más seguridad y hace que colabore plus en la inducción anestésica. Además, cuando el niño se despierta no tiene mucha sensación de pérdida, su nivel de estrés es más bajo, y con ello los requerimientos analgésicos, y una vivencia en todo el proceso quirúrgico mas satisfactoria para los padres y para los niños porque se dan cuenta de la complejidad de los actos quirúrgicos y tienen más información de cómo afrontar el postoperatorio y de lo hecho”, remarca el ORL.

    Coches eléctricos, otra forma de aliviar el estrés

    Otras prácticas que en los últimos años han puesto en marcha muchos centros hospitalarios a la hora de aliviar este tipo de situaciones estresantes en los menores, es el uso de coches eléctricos para el traslado al quirófano.

    «Esta medida de mejora ofrece a los pequeños la oportunidad de afrontar una operación a través del juego y la diversión reducen, por tanto, la angustia que suele provocar en ellos enfrentarse al quirófano“, explica la tesis Adelaida Sánchez Bacallaojefa de Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Marbellaque acaba de incorporar cuatro coches eléctricos gracias a la donación de la empresa Coches Ataa.

    Estos coches eléctricos suelen ser réplicas de modelos reales de vehículos de alta gama, que permiten su control mediante un mando a distancia, que es manejado por el personal sanitario durante el recorrido que el niño debe hacer desde la habitación al quirófano, ou hacia la realización de una prueba diagnóstica.

    Para la pediatra, el uso de estos coches en ámbito hospitalario supone una «gran mejor» en la experiencia de los pacientes más pequeños: «Nuestro principal objetivo es que la estancia del niño en el hospital sea positiva y agradable, impidiendo la ansiedad que suele surgen cuando se enfrentan a una operación”, apunta la especialista.

    Nuestro objetivo principal es que la estancia del niño en el hospital sea positiva y placentera, evitando la ansiedad que solo surge cuando se enfrenta a una operación.

    Adelaida Sánchez Bacallao

    Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Marbella

    La doctora Sánchez Bacallao sostiene que esa inquietud desaparece en el momento en el que los menores se suben a los coches porque, desde ese momento, comienzan a percibir su situación como un juego : « El niño va entretenido y se abstrae del entorno en el que se encuentra. Esta actitud de diversión supone también un alivio para los padres que se sienten descargo al ver cómo sus hijos pierden el miedo en los momentos previos a la intervención”.

    Beneficios de la administracion de la anestesia

    Además, subrayar el jefe de Servicio de Anestesiología y Reanimación, el doctor Blas Rodríguez Gilla reducción de ansiedad derivada de la diversión previa a la entrada en quirófano beneficia también en el momento de la administración de la anestesia: y en la fase de despertar de los pequeños. Nuestro personal siempre cuida todos los detalles y el contexto en el que un niño acude a una operación. Estos controles son un elemento añadido a un protocolo de actuación especialmente diseñado para que se sientan en las mejores condiciones de confortabilidad en el quirófano”.

    Explicarles antes de quirófano que le vas a hacer en el niño y entrar en la zona para la ayudar en la inducción anestésica a porta a lota tranquilidad a la familia

    Javier Cáceres Rico

    Jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación de Quirónsalud San José

    Adiós, el doctor fernando david mera, especialista de Otorrinolaringología de Quirónsalud San José, insiste en la idea de que si los padres acompañan a sus hijos Durante todos estos procesos esto les aporta tranquilidad; algo que en el largo plazo traerá mejores resultados a través de la operación, así como menos complicaciones.

    «Se ha visto que, tal y como el niño se duerma, así se despertará y, en consecuencia, disminuirán muchas complicaciones postquirúrgicas, como el sangrado. Si los niños están más irritables y se despiertan de forma agitada pueden tener más complicaciones y con este sistema de acompañamiento por parte de los padres lo reducimos”, ensalza.

    ¿Sabía usted, el doctor Javier Cáceres Ricoresponsable del servicio de Anestesiología y Reanimación de Quirónsalud San JoséSostiene que el apoyo de los padres trae beneficios a los progenitores propios y, en definitiva, una mayor tranquilidad en todo el proceso para consultar con todo el equipo médico que te está tratando bien. “Explicarles antes de quirófano que le vas a hacer en el niño y entrar en la zona para la ayudar en la inducción anestésica a porta a lota tranquilidad a la familia”, sentencia.

    Por admin

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *