Los palestinos huían el sábado del norte de Gaza después de que el ejército israelí ordenara a casi la mitad de la población que huyera al sur e hiciera incursiones limitadas antes de una posible invasión terrestre, una semana después del cruento y extenso ataque de Hamas contra Israel.

Israel reiteró en redes sociales y en panfletos lanzados desde el aire sus advertencias de que en torno a un millón de personas huyeran hacia el sur, mientras Hamas instaba a la gente a quedarse en sus casas. Naciones Unidas y grupos humanitarios han advertido que semejante éxodo causaría un sufrimiento humano inenarrable, y pacientes de hospitales y otras personas no podrían trasladarse.

Israel estiró el plazo a las 16 hora local de este sábado para completar la salida.

Familias en autos, camiones y carros tirados por burros cargados de pertenencias abarrotaban una carretera principal que se dirigía al sur desde Ciudad de Gaza. Los ataques aéreos seguían golpeando el pequeño territorio asediado, donde empezaban a escasear la comida, el combustible y el agua potable bajo el asedio total israelí. Funcionarios egipcios dijeron que el paso de Rafah abriría más tarde el sábado, por primera vez en días, para permitir salir a los extranjeros.

Familias en autos, camiones y carros tirados por burros abarrotaban una carretera principal en Gaza. Foto: AP

Israel dijo que los palestinos podían viajar por dos rutas principales sin ser lastimados entre las 10 de la mañana y las 16:00. El ejército dijo el sábado que “cientos de miles” de palestinos se habían dirigido ya al sur. Pero algunos vivían a hasta 20 kilómetros de distancia y muchas carreteras habían quedado destruidas por los bombardeos, un problema que se sumaba a la falta de combustible.

Miles de personas que huyeron de sus hogares abarrotaban una escuela gestionada por la ONU convertida en refugio en Deir al-Balah, una ciudad al sur de la zona de evacuación. Muchos durmieron en el suelo sin colchones o en sillas sacadas de las salas.

“Vine aquí con mis hijos. Dormimos en el suelo. No tenemos una colchoneta, ni ropa”, dijo Howeida al-Zaaneen, de 63 años y procedente de la población norteña de Beit Hanoun. “Quiero volver a mi casa, incluso si está destruida”.

El ejército israelí dijo que sus tropas realizaron redadas rápidas en Gaza para combatir a los milicianos y buscar pistas de las aproximadamente 150 personas secuestradas en el impactante ataque de Hamas a Israel del 7 de octubre.

724 niños palestinos muertos desde el sábado

El Ministerio de Salud de Gaza informó el sábado de más de 2.200 muertos en el territorio, incluidos 724 niños y 458 mujeres. El ataque de Hamas dejó más de 1.300 israelíes muertos, la mayoría civiles, y casi 1.500 milicianos de Hamas murieron en los combates, indicó el gobierno israelí.

Ante la posibilidad de un éxodo masivo de palestinos, las autoridades egipcias levantaron muros “temporales” en el lado egipcio del fortificado cruce de Rafah, que lleva días cerrado debido a los ataques aéreos israelíes, según dijeron dos funcionarios egipcios bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a la prensa.

Incursiones israelíes en Gaza

Las redadas de Israel del viernes fueron la primera noticia sobre tropas israelíes ingresando a Gaza desde que el país emprendió sus incesantes bombardeos en represalia por la masacre de Hamas. Milicianos palestinos han lanzado miles de cohetes a Israel desde el inicio de los combates.

Un portavoz militar declaró las tropas terrestres se retiraron tras sus redadas.

Palestinos con doble nacionalidad esperan salir por Egipto. Foto: ReutersPalestinos con doble nacionalidad esperan salir por Egipto. Foto: Reuters

Israel ha llamado a filas a unos 360.000 reservistas y acumulado tropas junto a la frontera con Gaza, aunque no se ha anunciado una ofensiva por tierra. Un asalto contra la densamente poblada y empobrecida Gaza provocará seguramente aún más bajas en ambos bandos en brutales combates casa por casa.

“Destruiremos a Hamas”, prometió el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en un discurso el viernes por la noche. “Esto apenas es el comienzo”, añadió.

Hamas afirmó que los bombardeos de Israel mataron a 13 de los rehenes. Dijo que entre los muertos había extranjeros, pero no divulgó sus nacionalidades. Israel rechazó esa afirmación. Hamas y otros milicianos palestinos confían en canjear a los rehenes por miles de palestinos retenidos en prisiones palestinas.

En Israel, una población conmocionada por el ataque de Hamas enfrentaba un fuego constante de cohetes desde Gaza. El público está abrumadoramente a favor de la ofensiva militar. Las cadenas de televisión israelíes centran su cobertura en las secuelas del ataque de Hamas y apenas mencionan la crisis que se desarrolla en Gaza.

Destrucción en Gaza, este sábado. Foto: AP Destrucción en Gaza, este sábado. Foto: AP

En la Cisjordania ocupada, el Ministerio de Salud palestino reportó que 16 palestinos fueron asesinados el viernes, lo que eleva a 51 el total de palestinos asesinados en la zona. Según la ONU, los ataques de colonos israelíes han aumentado desde el asalto de Hamas.

Una evacuación masiva

Naciones Unidas estimó que la orden del ejército israelí de que los civiles se desplacen hacia el sur afectaba a 1,1 millones de personas. En ese caso, la población entera del territorio se vería hacinada en la mitad de la franja, que tiene apenas 40 kilómetros de largo.

Funcionarios egipcios dijeron que Egipto, Israel y Estados Unidos habían acordado permitir que los extranjeros en Gaza salieran por el paso de Rafah más tarde el sábado. Un funcionario dijo que tanto Israel como grupos armados palestinos habían aceptado facilitar su salida, y que aún había conversaciones en marcha sobre la entrada de ayuda en el territorio. Los funcionarios no estaban autorizados a informar a la prensa y hablaron bajo condición de anonimato.


gaza-puntos-de-salida

Las familias de Gaza enfrentaban un angustioso dilema entre marcharse o quedarse. Los ataques israelíes han destruido cuadras enteras y se han cortado los suministros de comida, agua y material médico en el territorio, que también sufre un apagón eléctrico casi total.

El portavoz militar israelí Jonathan Conricus, dijo que la evacuación pretendía mantener a los civiles a salvo e impedir que Hamas les utilizara como escudos humanos. Instó a la gente en las zonas señaladas a marcharse de inmediato y regresar “sólo cuando les digamos que es seguro hacerlo”.

“Los civiles palestinos en Gaza no son nuestros enemigos. No los consideramos como tal y no los atacamos como tal”, dijo Conricus. “Intentamos hacer lo correcto”.

Estados Unidos y otros aliados de Israel le han transmitido un firme apoyo a su guerra con Hamas, aunque el jefe de política exterior de la Unión Europea dijo el sábado que el ejército debía dar más tiempo para que la gente evacuara el norte de Gaza antes de cualquier intervención militar.

Las familias de Gaza enfrentaban un angustioso dilema entre marcharse o quedarse. Foto: APLas familias de Gaza enfrentaban un angustioso dilema entre marcharse o quedarse. Foto: AP

En declaraciones a la prensa durante una visita a China, Josep Borrel valoró de forma positiva que se hubiera emitido una orden de evacuación, aunque dijo que “no se puede mover a semejante volumen de personas en un corto periodo de tiempo”, y mencionó la falta de refugios y de medios de transporte.

El Ministerio de Salud de Gaza dijo que era imposible transportar de forma segura a los heridos de los hospitales, que ya gestionaban altos números de muertos y heridos.

Los pacientes y el personal del Hospital de Al Awda en el norte de Gaza, pasaron parte de la noche en la calle “con bombas cayendo a escasa distancia”, según el grupo humanitario Médicos Sin Fronteras.

Algunos de los trabajadores y todos los pacientes fueron trasladados a otro lugar, “pero la situación sigue siendo extremadamente complicada y caótica”, dijo Scott Hamilton, vocero del grupo.

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos dijo que mucha gente estaba recurriendo a agua sucia de pozos porque la falta de combustible había dejado paradas las plantas desalinizadoras.

“El combustible es la única forma de que la gente tenga agua potable segura”, dijo Philippe Lazzarini, comisionado general de UNRWA. “Si no, la gente empezará a morir de deshidratación severa, incluidos niños pequeños”.

¿A dónde ir?

La oficina de prensa de Hamas dijo que bombas israelíes mataron a 70 personas al caer sobre automóviles que se dirigían al sur de Gaza en tres puntos distintos. De momento no había comentarios por parte de las fuerzas armadas israelíes sobre esos ataques.

Video

Israel ordenó la evacuación inmediata de un millón de personas de la Franja de Gaza, pero los palestinos aseguran que no saben a dónde ir para estar seguros.

Dos testigos reportaron un ataque contra los vehículos que evacuaban cerca de la localidad de Deir el-Balah, al sur de la zona de evacuación y en el área a la que Israel pidió a la gente que huyera. Fayza Hamoudi dijo que ella y su familia viajaban desde su casa en el norte cuando las bombas cayeron a cierta distancia en la carretera y que dos vehículos estallaron en llamas. Un testigo que circulaba en otro coche por la carretera relató lo mismo.

“¿Por qué confiaríamos en que están tratando de mantenernos a salvo?”, cuestionó Hamoudi con la voz entrecortada. “Están enfermos”.

Muchos temían que no podrían regresar o serían desplazados gradualmente a la península del Sinaí de Egipto.

Más de la mitad de los palestinos que viven en Gaza son descendientes de refugiados de la guerra de 1948 vinculada a la creación de Israel, cuando cientos de miles de personas huyeron o fueron expulsadas de lo que hoy día es Israel. Para muchos, la orden de desalojo masivo desenterró el temor de una segunda expulsión.

Por lo menos 423.000 personas, cerca de uno de cada cinco residentes de Gaza, se han visto obligados a abandonar sus hogares a causa de los ataques israelíes, dijo la ONU el jueves.

“¿Dónde está la sensación de seguridad en Gaza? ¿Esto es lo que Hamas nos ofrece?”, dijo un residente, Tarek Mraish, de pie en una avenida mientras pasaban vehículos.

Krauss informó desde Jerusalén. Los periodistas de Associated Press Isabel DeBre en Jerusalén; Samya Kullab en Bagdad; Samy Magdy en El Cairo; Ashraf Sweilam en El-Arish, Egipto, y Kareem Chehayeb en Beirut contribuyeron a este despacho.